¿Cómo encontrar el candidato perfecto para el puesto?

Cuando se abre un puesto en la compañía hay un objetivo claro, encontrar el candidato perfecto para cubrirlo. Pero eso no es precisamente fácil, y menos hoy en día. Por eso mismo es importantísimo conocer los mejores métodos para conseguir los mejores resultados en el proceso de adquisición de talento.

Conoce al candidato ideal

Lo imprescindible para conseguir un candidato ideal es saber qué tiene que tener. Desde formación y experiencia hasta sus motivaciones. Y, si no sabes lo que necesitas, es imposible que lo consigas. Por eso mismo, antes de nada, hay que reflexionar y hacer la “radiografía” de tu candidato ideal.

Para conseguirlo es muy importante tener un buen filtro a la hora de seleccionar las candidaturas que te lleguen. Porque si tienes que pasar horas y horas descartando perfiles, es probable que, sin querer, descartes alguno de los que vendrían como anillo al dedo para el puesto. Lo que, a la larga, terminará perjudicando a tu empresa, ya que no elegirás los mejores candidatos posibles y, además, perderás mucho tiempo haciéndolo. Dificultando la tarea de encontrar el candidato perfecto.

Pregunta a tu equipo

Sobre todo si se trata de puestos muy especializados o técnicos. De esta forma conseguirás varias cosas. La primera, y más importante, es que podrás añadir a la descripción de tu candidato ideal elementos o habilidades que a ti se te hayan pasado por alto. Aunque no solo eso. Porque también harás, casi sin querer “team building”.

Y es que haciendo partícipes a tus equipos en la búsqueda de talento no solo estrecharás las relaciones con ellos, si no que además les harás sentir como una familia en la compañía. Mejorando, de paso, tu Employer Branding. Porque si consigues encontrar el candidato perfecto y, al mismo tiempo, mejorar tu “imagen de marca” conseguirás dos objetivos por el coste de uno.

Referidos y recomendaciones

Por otra parte, emplear programas de referidos y similares puede mejorar enormemente tus procesos. Porque además de las vías más “tradicionales” recibirás también candidatos de confianza de tus empleados. Consiguiendo dos beneficios en uno. Ya que tendrás un nuevo candidato cualificado (y con el “sello de calidad” de uno de tus empleados) y además harás del ambiente de trabajo algo más familiar.

Como, además, estos programas suelen dar alguna compensación a los empleados si finalmente su referido termina consiguiendo el puesto, tus empleados buscarán los mejores candidatos posibles. Logrando también mejorar su situación en la empresa. Algo que, visto desde fuera, eleva la imagen que el resto de candidatos y empresas tienen de ti.

Hazlo simple para los candidatos

Nada de ofertas de trabajo de dos páginas e incomprensibles. Cuanto más claro y conciso seas en lo que ofreces y lo que buscas, mejor para todos. No solo porque muchos candidatos no cualificados no mandarán sus CVs, si no porque cuando vuelvan a ver una oferta tuya en su mente quedará un recuerdo positivo.

Por supuesto, facilitando la entrada a nuevos candidatos es posible que termines teniendo muchas solicitudes que no cumplen los requisitos. Por eso es importante recalcar las tareas y responsabilidades que el puesto conlleva y las habilidades necesarias para desempeñarlas. Algo sin lo que será imposible encontrar el candidato perfecto.

Si además utilizas alguna plataforma para los procesos de selección, mucho mejor. Porque herramientas como Viterbit hacen mucho más fácil todo este proceso, tanto para el departamento de HR como para los posibles candidatos. Y es que a nadie le gusta andar dando vueltas de acá para allá y rellenar varias veces los mismos formularios. Cuanto más simple todo, mucho mejor.

Imágenes: Unsplash, Pixabay y Freepik

0 Shares:
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like