Qué preguntar en una entrevista de trabajo 2.webp

Guía del reclutador: las preguntas CLAVE para hacer en una entrevista de trabajo

miércoles, 7 de junio de 2023

4 min de lectura

Beatriz.jpeg

Beatriz Valdés Mariño

Growth Marketing Leader | Viterbit

Las primeras impresiones dicen mucho de alguien. Para nadie es un secreto que ir a una entrevista de trabajo puede dejar la mente en blanco a más de uno.

Cada entrevista es única y cada talento también lo es. Por eso, es más que entendible que crees una conversación distinta con cada persona aunque las preguntas sean las mismas para todo el mundo.

Como recruiter debes tener preparadas una serie de preguntas que te hagan la vida más fácil, de eso no cabe duda. Porque tienes entre manos la necesidad de escoger al mejor talento, pero eso no significa que tenga que ser un proceso difícil.

¿Y cuáles son aquellas preguntas que puedes hacer al talento? Te las explicaremos en breve.

Diseña ahora una entrevista de trabajo exitosa que te permita conocer a tus potenciales prospectos más allá de las primeras impresiones.

¡Empezamos!

12 preguntas esenciales en una entrevista de trabajo

1. ¿Qué nos puedes contar sobre ti?

La primera pregunta que suele hacerse, para poder romper el hielo y para que puedas tener una primera impresión del candidato. Con esta pregunta sabrás cuáles son sus intereses, qué le motivó a postularse para el puesto y también tendrás un resumen de la experiencia profesional del talento.

Esta pregunta es clave para saber cómo se percibe a sí mismo, cuáles son las prioridades en su vida y qué tanto disfruta de su profesión.

Nota: En ocasiones algunos candidatos aplican a ofertas de empleo que sienten que se ajustan a su perfil, pero no son una primera opción. Sin embargo, esto te ayudará a filtrar en tu base de talentos entre quienes aplican por salir del paso y quienes sí tienen interés por ocupar ese puesto.

2. ¿Cuáles son tus objetivos?

Mente clara, trabajo exitoso.

Lo ideal es que puedas contratar a alguien que tenga claridad de lo que espera conseguir a nivel profesional.

Los talentos que han aplicado a la oferta tienen en común su perfil académico y experiencia, pero no tienen porqué compartir las mismas motivaciones. Con esta pregunta podrás saber si su visión y aspiraciones son compatibles con los de la empresa.

Es por ello que esta suele ser la segunda pregunta de la lista.

La respuesta que obtengas te puede dar información acerca de sus trabajos anteriores y el porqué ya no está en ellos, su nivel de compromiso también puede ser evaluado en esta etapa de la entrevista.

3. ¿Cuáles son tus fortalezas y debilidades?

En este punto probablemente ya tienes una idea un poco más clara del perfil, así que ahora es momento de caer en los detalles. La mayoría de talentos suelen mostrar autoconfianza al responder esta interrogante y otros suelen mostrarse demasiado perfectos.

Tu misión como reclutador será encontrar un punto medio entre lo que esa persona dice de sí misma y lo que puedes construir en base a los datos que te haya arrojado.

  • Al hablar de fortalezas: el entrevistado tiene que ofrecerte ejemplos sencillos que respalden esa cualidad de la que está hablando. Algún caso de éxito que pueda ser testimonio de su capacidad de resolución o en el que haya aprovechado esa aptitud. Cabe destacar que estas cualidades pueden ser soft skills o hard skills.

  • Al hablar de debilidades: si notas que a la persona la invaden los nervios, puedes orientar la conversación para que te comente al menos una debilidad en la que esté trabajando o quiera mejorar. Un plus sería que te explicara que ya está tomando un curso o ha pedido ayuda profesional.

4. ¿Hubieras elegido otra carrera?

Admitámoslo: Muchas personas han renunciado a sus sueños para alcanzar otro tipo de objetivos. Por eso, es posible que el talento haya soñado con otra carrera que puede ser distinta o relacionada a la que tiene en la actualidad.

Esta pregunta es bastante útil para saber si la persona tiene habilidades que pueden aportar al puesto de trabajo al que aspira. Si, por ejemplo, quería ser periodista pero eligió ser diseñador, seguramente esa persona tiene habilidades comunicativas complementarias…

Además, podrías analizar qué tanto le gustará su nuevo puesto en caso de que sea contratado.

¿Qué más puedes descubrir con esta pregunta? El lado más humano del entrevistado sale a relucir cuando tocas la tecla de la juventud, también podrás observar qué habilidades blandas complementan su perfil profesional.

5. ¿Por qué quieres trabajar con nosotros?

Es momento de saber qué tan familiarizada está la persona acerca de tu empresa, de los productos o servicios que ofreces, la cultura organizacional y del sector en general. Tu objetivo, más allá de saber si el talento tiene experiencia en el sector, es identificar si está alineado con la visión y objetivos de la empresa.

Con esta pregunta podrás filtrar a aquellas personas que solo se han postulado por el salario o la estabilidad que trae consigo firmar un contrato.

Claro está, que ninguna de las respuestas es incorrecta, solo querrás saber qué prioridades y motivaciones tiene el aspirante. El crecimiento profesional es una motivación de peso para que puedas considerar a ese perfil.

¿Qué otros detalles puedes descubrir con esta pregunta? La percepción que tienen de la empresa, si el talento tiene otras alternativas, si tiene la motivación suficiente para permanecer estable en el mismo puesto…

6. ¿Por qué eres la persona indicada?

La pregunta del millón… ¿Por qué eres la persona ideal para el puesto? A más de uno le da escalofríos tener que responder esta interrogante, pero es parte del proceso.

Con ella querrás saber qué es lo que hace diferente a ese candidato del resto, si destaca por su experiencia, por las habilidades que tiene o ciertos rasgos de su personalidad.

Aquí verás si puede establecer relaciones sanas con los demás miembros del equipo, si es un perfil que cumple con la mayoría de requisitos de la empresa y el nivel de adaptabilidad que pueda tener.

7. ¿Cuáles son tus expectativas salariales?

Como empresa, es fundamental que tengas establecido el rango económico en el que se encuentra el puesto que ese candidato quiere ocupar.

Aquí se toman en cuenta factores como su valor dentro del mercado laboral, años de experiencia, funciones del cargo, si necesitas un perfil senior, si es un trabajo part time… Son varios los factores que influyen en el sueldo a ofrecer.

También tienes que saber que, por lo general, los candidatos evitan decir con exactitud cuál es el salario al que aspiran, así que eres tú quien tiene que dar pie a la negociación.

8. ¿Qué esperas de nosotros?

Como ya te habrás dado cuenta, has explicado al talento qué esperas de él y ya conoces cuáles son sus motivaciones. Ahora te interesa saber qué espera de ti como empresa.

Algunos candidatos se hacen una imagen de la empresa a través de opiniones de otros trabajadores, lo que han encontrado en internet, lo que compartes en redes sociales o la reputación de tu marca empleadora.

Al hacer esta pregunta identificarás si puedes o no ofrecerle a la persona lo que busca o si cumples con sus expectativas. En una entrevista de trabajo no eres el único que toma las decisiones, el talento también evaluará si le es conveniente o no formar parte del equipo.

9. ¿Cuál es tu mayor logro?

Como entrevistador necesitas saber qué resultados ha obtenido la persona y su nivel de resolución de problemas. La respuesta puede variar en función de las motivaciones personales del candidato.

Puede ser algo que le haya hecho crecer a nivel profesional, algo que haya aportado a otras empresas o ambas. Por ejemplo:

  • «Mi mayor logro ha sido liderar equipos de más de 20 personas para culminar con éxito un proyecto de 6 meses. Supervisé tanto el proceso como el equipo de trabajo y, al final, pudimos superar las expectativas del cliente».
  • «Mi mayor logro ha sido superar el último récord de ventas del producto estrella de la empresa».
  • «Logré conseguir un ascenso en mi puesto de trabajo anterior al mismo tiempo que culminé mi maestría en finanzas».

10. ¿Por qué deseas dejar tu puesto de trabajo actual?

Habrá un porcentaje de personas que no están desempleadas y que buscan dejar su puesto actual. En caso de que sea así, con esta pregunta puedes saber qué tan comprometido está o si hay otros puntos negativos de los que quiere huir.

Tu objetivo será orientar la entrevista hacia lo positivo, así que te concentrarás en saber las razones positivas por las que quiera encontrar una oportunidad distinta.

11. ¿Cuál es tu proyección a futuro?

Una pregunta que no puede faltar en ninguna entrevista: debes saber si la persona tiene un plan de carrera que le permita cumplir con las funciones del puesto a largo plazo.

Si necesitas un perfil por un tiempo determinado, es recomendable que aborden ese punto justo cuando formules esta pregunta. Te interesa que el talento tenga claridad respecto a sus objetivos profesionales y que sea congruente con su proyección a futuro.

12. ¿Quisieras hacer alguna pregunta?

Aquí harás que la conversación fluya y podrás saber qué tan expresiva es la persona, así como también su curiosidad para aprender y la asertividad con la que pueda comunicarse. También es una pregunta efectiva para generar cercanía con el candidato.

Antes de publicar una vacante…

Diseñar entrevistas de trabajo requiere de metodología y análisis. Debes elegir las preguntas adecuadas para cada puesto.

Una vez tengas tu lista preparada, es importante que sepas transmitir con claridad la oferta de trabajo.

Si tienes dificultades para contratar, recuerda que en Viterbit te hacemos la vida más fácil. Con nuestro software, podrás saber cuáles son aquellas fuentes de talento con mayor efectividad y cómo atraer esos perfiles a tu empresa. Solicita una prueba gratuita.

Solo tendrás que preocuparte por llevar a cabo tu entrevista.

¿Qué no preguntar en una entrevista de trabajo?

Hasta este momento te hemos compartido las preguntas clave para construir un perfil más preciso del talento…

¿Pero qué hay de aquellas preguntas que no deben hacerse? Te recomendamos que tengas rigurosidad al crear tu lista de preguntas, teniendo en cuenta que hay algunas que tienes que evitar, por ejemplo:

  • ¿Qué tan bueno eres trabajando bajo presión?
  • ¿Qué tan resiliente eres?
  • ¿Cómo está tu salud mental?
  • ¿Cuál es tu ideología política?
  • ¿Cuáles son tus preferencias sexuales?
  • ¿Por qué tienes sobrepeso?
  • ¿Tienes deudas por pagar?
  • ¿Eres bueno recibiendo críticas?
  • ¿Por cuánto tiempo puedes mantener la motivación?
  • ¿Sueles consumir algún tipo de estupefaciente?

Este tipo de preguntas suelen crear una imagen negativa de la empresa, porque dan la impresión de que el clima laboral no es tan sano como debería.

¿Recuerdas lo que te contamos arriba sobre las primeras impresiones? El entrevistado también crea una imagen de la empresa desde el minuto uno, así que es bueno que se encuentre con un recruiter preparado y que sepa transmitir una imagen positiva de la empresa que representa.

A día de hoy todos buscamos trabajar en un ambiente sano.

¡Comparte este artículo con tus colegas!

Recuerda también que en cualquiera de nuestros productos encontrarás soluciones rápidas en caso de que tengas en marcha cualquier estrategia de contratación.

Beatriz.jpeg

Beatriz Valdés Mariño

Growth Marketing Leader | Viterbit

Beatriz Valdés es Head of Content en Viterbit, donde crea y diseña las estrategias de contenido, siempre acompañada de un buen café. Contacta con Betty en LinkedIn.